Personas alcohólicas

El enfermo alcohólico nieva sistemáticamente su problema con el alcohol. En muchas ocasiones, considera que los demas exageran, que él controla perfectamente su consumo y puede dejarlo cuando quiera. Se engaña a sí mismo. Por regla general, sólo acude abuscar ayuda cuando se ve empujado por una situación límite. En este sentido, una de las personas entrevistadas dice que “… el enfermo alcohólico siempre va a negar que tiene problemas con el alcohol, no va a ser capaz de admitirlo por sí solo, tiene que ser obligado por algo o por alguien, bien por su salud, por un médico, o bien por la amenaza de abandono de la familia”.

Testimonios:

Comments are closed.